martes, 3 de febrero de 2009

YO HE APRENDIDO DE TI.

Hoy ha llovido en la calle, pero en mi burbuja todo estaba más que seco, de algún modo la señorita Reverté ha hecho de impermeable.
Curioso, ella ha conseguido también que la burbuja creciera y creciera, y se hiciera más grande de lo que es normalmente.
-Me han comentado por ahí que se podía ver desde lo alto del Teide-.
Tenía motivos de sobra para estar más que mojada, pero sé que la otra oyente, no me lo hubiese permitido.
Mojada, porque ha dado la sensación que cada uno de nuestros recuerdos han estado pasados por agua. Los últimos 4 años han sido mojados por la lluvia esa que acostumbramos a llamar calabobos, que parece no mojar, pero…
repentinamente, acabas teniéndote que cambiar de ropa, de calzado, de complementos…

El cielo nos quiere regar.
Quizá por eso, en estos 4 años hemos crecido tan rápido.
De alguna forma nos han regado –nos hemos regado en su defecto- con ilusión, educación, enseñanza, broncas, didáctica, profesores, asignaturas, prácticas, cafés, historias para no dormir, mañanas sin peinar y su largo etc.

Hoy es especial, y en mi burbuja hay una fiesta -está invitada, señorita Reverté-.
Hoy nos han separado las ciudades, pero siempre nos quedará poder meternos en nuestra burbuja común, en la que no existen los tic-tac y podremos ser oyentes una de la otra por una eternidad.



Gràcies per agafar-me de la mà sense importar el què diran, per fer-me riure de mi mateixa i dels altres, per deixar-me el teu llit en qualsevol situació, per dinar, sopar i berenar al meu costat, per fer-me veure que sóc una mica paranoica , per refermar els meus valors, per ser la que no va a classe per dormir una mica més al meu costat, i fer-me sentir menys culpable, per creure en mi, per ajudar-me a comprendre, per compartir més que 4 anys d'estudi, per deixar-me conèixer el teu món. He de donar-te les gràcies per tant i tant que m'has donat i segur, seguirà donant-me. Sempre quedarà temps per a un café a qualsevol ciutat.
Per a vostè, una altra oient en aquest món de sords.


La oyente echa un vistazo a la ventana, y fuera…
...fuera sigue lloviendo.

5 comentarios:

  1. Me ha parecido preciosa la manera de contar las cosas. Muy bonito, jaja aqui tambien llueve un huevo.

    un saludo ;)

    ResponderEliminar
  2. 'El hilo que el recuerdo anuda al corazón'

    ResponderEliminar
  3. Ya sabe...nos sobran los motivos -para entrar en nuestra burbuja común que tenemos guardada debajo de la cama, y seguir juntas más allá de las fronteras-

    [esta mitad partida por la mitad...]

    ResponderEliminar